SULFAMETIZOL + FENAZOPIRIDINA Ficha Técnica (Prospecto)

Acción terapéutica

Bacteriostático, analgésico urinario.

Propiedades

La fenazopiridina es un colorante azoico con actividad analgésica en el tracto urinario bajo, cuyo uso a corto plazo proporciona alivio del dolor, ardor, urgencia y/o frecuencia urinaria provocada por irritación de la mucosa. El sulfametizol es un agente antiinfeccioso bacteriostático de amplio espectro, derivado del ácido sulfanílico. Debido a su analogía estructural con el ácido paraaminobenzoico (PABA) actúa inhibiendo competitivamente a la enzima bacteriana, dihidropteroato sintetasa, la cual es responsable de la incorporación del PABA al ácido dihidrofólico, precursor inmediato del ácido fólico, nutriente esencial para el crecimiento bacteriano. El sulfametizol presenta una alta unión a proteínas plasmáticas (aproximadamente 90%), parte de la droga se metaboliza en hígado pero cerca del 95% del sulfametizol sin metabolizar es excretado en la orina. Su biotransformación es hepática y su eliminación es por vía renal como droga sin metabolizar y metabolitos.

Indicaciones

Infecciones del tracto urinario causadas por cepas susceptibles de Escherichia coli, Klebsiella sp., Enterobacter sp., Proteus mirabilis, Proteus vulgaris y Staphylococcus aureus, cuando el alivio de los síntomas de dolor, quemazón o urgencia se necesitan durante los primeros días de terapia.

Dosificación

Adultos: vía oral, 1.000mg de sulfametizol + 200mg de fenazopiridina tres o cuatro veces al día durante los dos primeros días de tratamiento con abundante líquido. El tratamiento con esta asociación de drogas no deberá exceder los dos primeros días, luego deberá continuarse sólo con sulfametizol.

Reacciones adversas

Las principales reacciones adversas incluyen alteraciones hematológicas (agranulocitosis, anemia aplásica, trombocitopenia, leucopenia, anemia hemolítica, púrpura, hipoprotrombinemia y metahemoglobinemia), eritema multiforme (síndrome de Stevens-Johnson), erupciones de piel generalizadas, necrólisis epidérmica, urticaria, enfermedad del suero, prurito, dermatitis exfoliativa, reacciones de tipo anafiláctico, edema periorbital, fotosensibilidad, artralgia, miocarditis alérgica, náusea, emesis, dolores abdominales, hepatitis, diarrea, anorexia, pancreatitis, estomatitis, cefalea, neuritis periférica, depresión mental, convulsiones, ataxia, alucinaciones, tinnitus, vértigo, insomnio, fiebre, periarteritis nodosa, escalofríos, nefrosis tóxica con oliguria y anuria.

Precauciones y advertencias

Se debe evitar su uso por más de dos días y para el tratamiento de infecciones por estreptococos del grupo A o sus secuelas. Se recomienda informar a los pacientes que el uso de fenazopiridina produce coloración naranja o roja en la orina (seudohematuria). Estudios en animales sobre los posibles efectos carcinogénicos de estas drogas administradas separadamente, han demostrado que el sulfametizol induce malignidad tiroide en ratas luego de terapias a largo plazo. Por otro lado, la fenazopiridina ha inducido neoplasia en el intestino grueso de ratas y en hígado en ratones. No se recomienda el uso de esta asociación en mujeres embarazadas ya que se relaciona a las sulfonamidas con aumento en la incidencia de paladar hendido y otras anormalidades óseas en la descendencia de ratas y ratones sometidos a terapia de corta, intermedia y larga duración. No se aconseja la administración en mujeres durante el período de lactancia ya que el sulfametizol es excretado en la leche y puede causar kernicterus en el recién nacido. Se recomienda administrar con precaución en pacientes ancianos ya que tienen mayor riesgo de presentar efectos adversos severos (reacciones severas de la piel, depresión generalizada de la médula ósea y disminución del recuento de plaquetas). La leucopenia y plaquetopenia generada por el sulfametizol produce una disminución en la curación y aumenta el sangrado y la incidencia de infecciones microbianas en las encías. Por ello, se aconseja a los pacientes mejorar la higiene bucal y evitar los trabajos odontológicos durante el tratamiento con estas drogas.

Interacciones

No se debe administrar la asociación de sulfametizol y fenazopiridina con anticoagulantes, cumarina o derivados de indandiona, anticonvulsivantes, drogas antidiabéticas orales, metenamina, metotrexato, fenilbutazona, sulfinpirazona, penicilina. La administración simultánea con drogas depresoras de la médula ósea puede incrementar los efectos leucopénicos y trombocitopénicos de estas últimas. El uso conjunto con anticonceptivos orales que contienen estrógeno puede incrementar la incidencia de interrupción del ciclo menstrual, sangrado y riesgo de embarazo. La asociación de sulfametizol con fenazopiridina puede incrementar el metabolismo de la ciclosporina, disminuyendo las concentraciones plasmáticas y la actividad farmacológica de esta droga. El sulfametizol disminuye la depuración de la difenilhidantoína, ocasionando un aumento de la concentración plasmática y de incidencia de aparición de efectos tóxicos.

Contraindicaciones

El sulfametizol está contraindicado en pacientes hipersensibles a las sulfamidas en general, en lactantes menores de dos meses de edad, durante el último trimestre de embarazo y período de lactancia. La fenazopiridina está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal o hepática, glomerulonefritis y pielonefritis, durante el embarazo con molestias gastrointestinales. Es necesario analizar el riesgo/beneficio para los pacientes que padezcan de discrasias sanguíneas, anemia megaloblástica debido a deficiencia de folato, deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD) y daño de la función hepática y renal.

Sobredosificación

El principal síntoma observado es la producción de metahemoglobina. En dicho caso, debe administrarse azul de metileno, 1 a 2mg/kg de peso por vía intravenosa, o 100mg a 200mg de ácido ascórbico por vía oral.

Medicamentos que contienen Sulfametizol + fenazopiridina