PRILOCAíNA - Precauciones y advertencias

Los signos vitales deben ser vigilados luego de cada administración de anestésicos locales, ya que la confusión, las convulsiones, la depresión o el paro respiratorio pueden desarrollarse por administración en la zona de la cabeza y el cuello; estas situaciones requieren atención inmediata. Utilizar con precaución en pacientes con enfermedad hepática y renal. El amamantamiento deberá suspenderse.