PRALIDOXIMA - Precauciones y advertencias

La pralidoxima debe ser administrada con precaución en los pacientes miasténicos, debido a que puede precipitar una crisis miasténica. La dosificación debe reducirse en caso de insuficiencia renal. Al no existir pruebas concluyentes se recomienda no usar en mujeres embarazadas, a menos que el beneficio para la madre supere el riesgo potencial para el feto. El amamantamiento debiera suspenderse si la madre va recibir el fármaco. La seguridad y la efectividad en niños no han sido establecidas.