NABUMETONA - Precauciones y advertencias

Los AINE se han asociado como grupo con la aparición de algunas alteraciones patológicas renales en la administración de largo plazo en los animales. Pueden provocar elevación de las enzimas hepáticas circulantes hasta límites superiores de los valores normales; si esta alteración se observa y persiste o empeora, la administración de nabumetona debe suspenderse. Usar con precaución en pacientes con disfunción hepática y en los que poseen antecedentes de insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión y otros trastornos que pueden ser agravados por la retención de líquido que se ha observado en ocasiones con la nabumetona. Esta puede causar fotosensibilización, si bien no se ha demostrado un efecto carcinogénico en animales, ensayos con linfocitos señalaron que puede inducir aberraciones cromosómicas. Al no existir pruebas concluyentes se recomienda no usar en mujeres embarazadas a menos que el beneficio para la madre supere el riesgo potencial para el feto. Debido a la importancia de las prostaglandinas en las últimas etapas del embarazo, su administración debe evitarse durante el tercer trimestre. El amamantamiento debe suspenderse. La seguridad y efectividad en niños no ha sido establecida.