METIMAZOL - Precauciones y advertencias

La agranulocitosis es el efecto adverso más serio que se presenta durante el tratamiento con metimazol. El paciente debe ser instruido por el médico para que le refiera cualquier signo relacionado con la agranulocitosis (fiebre, angina). La droga debe ser suspendida de inmediato frente a una agranulocitosis, anemia aplásica, hepatitis o dermatitis exfoliativa. Se debe controlar con extendidos de punción medular. Se han informado casos raros de hepatitis fulminante, con encefalopatía y muerte. El metimazol puede causar daño fetal cuando se administra durante el embarazo; atraviesa la placenta y puede inducir bocio y cretinismo en el feto. También se ha descripto aplasia de cutis y defectos en el cuero cabelludo. Si la mujer queda embarazada en tanto toma metimazol, el médico debe instruirla sobre las posibles malformaciones del feto. Al comienzo de la terapéutica con metimazol deben realizarse controles hemáticos semanales y luego pueden hacerse al mes o cada 2 meses.