DONEPECILO - Precauciones y advertencias

Anestesia: el donepecilo como inhibidor de la colinesterasa, probablemente exagere la relajación muscular de tipo succinilcolínico durante la anestesia. Trastornos cardiovasculares: debido a su acción farmacológica, los inhibidores de la colinesterasa pueden producir efectos vagotónicos sobre la frecuencia cardíaca (por ejemplo, bradicardia). La posibilidad de que se produzca esta acción puede ser especialmente importante cuando se trata a pacientes con enfermedad del nódulo sinusal u otras afecciones de la conducción cardíaca supraventricular. Se han registrado casos de síncope en asociación con el uso de donepecilo. Afecciones gastrointestinales: a través de su acción primaria, los inhibidores de la colinesterasa pueden incrementar la secreción del ácido gástrico debido a su mayor actividad colinérgica. Por lo tanto, será necesario controlar muy de cerca a los pacientes bajo tratamiento con donepecilo y, en especial a los pacientes con mayor riesgo de desarrollar úlceras [pacientes con antecedentes de úlcera o que reciben tratamientos concomitantes con drogas antiinflamatorias no esteroides (AINE)] con el objeto de detectar la presencia de síntomas de sangrado gastrointestinal oculto o activo. Los estudios clínicos con donepecilo no mostraron un incremento, en relación con el placebo, en la incidencia, tanto de la úlcera péptica, como del sangrado gastrointestinal. Teniendo en cuenta las propiedades farmacológicas del donepecilo, y dentro de las consecuencias previsibles, se han registrado náuseas, diarrea y vómitos. Estos efectos, parecen presentarse más frecuentemente con la dosis de 10mg diarios que con la de 5mg diarios. En la mayoría de los casos, estos efectos han sido leves y transitorios, prolongándose en algunos de los casos, de una a tres semanas y mejorando a medida que avanzaba el tratamiento con donepecilo. Trastornos genitourinarios: aunque no se ha observado en los estudios clínicos con donepecilo, los agentes colinomiméticos pueden causar retención urinaria. Afecciones neurológicas: convulsiones, se cree que los agentes colinomiméticos tienen un cierto potencial para causar convulsiones generalizadas. Sin embargo, las convulsiones también pueden ser una manifestación de la enfermedad de Alzheimer. Afecciones pulmonares: debido a sus acciones colinomiméticas los inhibidores de la colinesterasa deben ser prescriptos con cautela a pacientes con una historia de asma o de enfermedad pulmonar obstructiva.