DESFERROXAMINA - Dosificación

En sobrecarga crónica de hierro la finalidad terapéutica es conseguir un equilibrio adecuado del hierro y prevenir la hemosiderosis. Para evaluar la respuesta al tratamiento quelante al principio se controlará a diario la excreción de hierro en la orina 24 horas y se averiguará la reacción a dosis crecientes, comenzando con 0,5g y aumentando hasta obtener una meseta en la curva de excreción de hierro. Se considera que el equilibrio es negativo cuando la cantidad total de hierro eliminada excede la cantidad total aportada por la transfusión sanguínea. El tratamiento quelante es considerado satisfactorio cuando las concentraciones séricas de ferritina están próximas a los valores normales ( < 300mg/l). En la mayoría de los pacientes resultan apropiadas dosis diarias de 20mg a 40mg/kg. La vía subcutánea lenta, por medio de una bomba de infusión ligera durante 8 a 12 horas, es considerada eficaz y conveniente en pacientes ambulatorios; como coadyuvante del tratamiento pueden administrarse alrededor de 200mg diarios de vitamina C, que favorece la excreción urinaria del hierro. Intoxicación aguda por hierro: después del lavado gástrico puede dejarse 5 a 10g de desferoxamina en la cavidad gástrica. En pacientes normotensos puede darse en una sola dosis IM de 2g en adultos y 1g en los niños. En pacientes hipotensos: por vía IV 15mg/kg/hora, reduciendo a las 4 o 6 horas de manera tal que la dosis no sobrepase los 80mg/kg/24h. Se continuará el tratamiento hasta que las concentraciones séricas de hierro sean inferiores a la capacidad total de fijación del hierro. Sobrecarga de aluminio en insuficiencia renal terminal: dosis que han resultado efectivas: 1 a 4g por semana por vía IV durante las dos últimas horas de cada tercera hemodiálisis. Hay que determinar de manera individual la dosis precisa y su modo de administración, así como adaptar la posología en el curso del tratamiento.