CARDIOPATíA ISQUéMICA - Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar isquemia de miocardio incluyen fumar, antecedentes familiares, hipertensión, obesidad, diabetes, falta de ejercicio y el colesterol alto. 3
  • Fumar. Fumar es un factor de riesgo importante. El monóxido de carbono y la nicotina pone una tensión en el corazón, haciendo que funcione más rápido. También aumentan el riesgo de coágulos de sangre.
  • Antecedentes familiares. Puede estar en mayor riesgo de isquemia miocárdica si tiene antecedentes familiares de infarto de miocardio o enfermedad de las arterias coronarias.
  • Hipertensión. A medida que pasa el tiempo, la presión arterial alta puede dañar las arterias coronarias debido a la aceleración de la aterosclerosis. El riesgo de presión arterial alta aumenta con la edad y si tiene antecedentes familiares de hipertensión. Es más común en aquellos que son fumadores u obesos. Comer una dieta alta en sal también puede aumentar su riesgo.
  • Obesidad. La obesidad aumenta el riesgo de isquemia miocárdica porque está asociada con altos niveles de colesterol en la sangre, diabetes e hipertensión.
  • Diabetes. La diabetes puede conducir a enfermedades del corazón, ya que puede causar que el revestimiento de los vasos sanguíneos se vuelva más grueso, lo que puede restringir el flujo sanguíneo.
  • Falta de actividad física. Un estilo de vida inactivo contribuye a la obesidad y se asocia con mayores niveles de colesterol y triglicéridos y un aumento del riesgo de aterosclerosis. Las personas que hacen ejercicio aeróbico regular tienen un menor riesgo de isquemia miocárdica y de infarto. El ejercicio también reduce la hipertensión.
  • Colesterol o triglicéridos altos en la sangre. El colesterol puede formar depósitos que pueden estrechar las arterias en todo el cuerpo, incluidas las que suministran sangre al corazón. Un alto nivel decolesterol “malo” (lipoproteína de baja densidad, o LDL) en la sangre está relacionado con un mayor riesgo de aterosclerosis e isquemia miocárdica. Un nivel alto de LDL puede ser debido a una enfermedad hereditaria o una dieta alta en grasas saturadas. Un nivel elevado de triglicéridos, también puede contribuir a la aterosclerosis. Sin embargo, un alto nivel de colesterol “bueno” (lipoproteína de alta densidad, o HDL), que ayuda al cuerpo a limpiar el exceso de colesterol, es conveniente y reduce el riesgo de ataques al corazón.