CALLOS - Síntomas

Los síntomas pueden incluir:
  • La piel está endurecida y gruesa.
  • La piel puede ser escamosa y seca.
  • Se encuentran áreas de piel gruesa y endurecida en las manos, los pies u otras zonas que pueden sufrir fricción o presión.
  • Las zonas afectadas pueden ser dolorosas y pueden sangrar.