GELFOAM - Dosificación

Use técnica estéril. Corte GELFOAM del tamaño deseado, y use la cantidad mínima requerida para lograr la hemostasis. Cuando la use seca, comprima antes de la aplicación. Cuando use con solución salina, GELFOAM deberá ser sumergida en la solución, luego removida, exprimida entre los dedos con guante para expeler las burbujas de aire presentes en los intersticios, y devuelta a la solución salina y dejarla hasta cuando sea necesario. Cuando regresa a la solución salina, GELFOAM regresa a su tamaño y forma original. Mantenga en el lugar con presión moderada hasta que se logre la hemostasis. Usualmente la 1ª aplicación controlará el sangramiento, pero si no, se pueden hacer aplicaciones adicionales, usando piezas frescas de GELFOAM. Cuando se controla el sangramiento, las piezas de GELFOAM se pueden dejar en el sitio; de lo contrario, el sangramiento puede iniciarse nuevamente. Debido a que GELFOAM causa un poco más de infiltración celular que el coágulo de sangre, la herida se debe cerrar sobre esta. Cuando se aplica en mucosa sangrante, GELFOAM se puede dejar en el sitio hasta que se licúe.