DORIXINA FAST - Precauciones

Administrarlo con precaución en pacientes con antecedentes digestivos de úlcera péptica gastroduodenal o gastritis y en aquellos tratamientos con anticoagulantes. Aunque no se ha descrito caso alguno durante la administración de clonixinato de lisina, es sabido que los antiinflamatorios no esteroides en general inhiben la síntesis de prostaglandinas que promueven la irrigación renal. En enfermos cuya perfusión renal se encuentra disminuida, la administración de estos fármacos puede precipitar una descompensación de la función renal, generalmente reversible al interrumpir el tratamiento con el fármaco en cuestión. Particularmente susceptibles a esta complicación son los pacientes deshidratados, con insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis hepática, síndrome nefrótico u otras enfermedades renales evidentes, aquellos que reciben diuréticos, o bien los que han sido sometidos a intervenciones quirúrgicas mayores con hipovolemia subsiguiente. En estos enfermos se controlará el volumen de la diuresis y la función renal al iniciar el tratamiento. Un efecto que puede observarse ocasionalmente durante la terapéutica con los antiinflamatorios no esteroides (no ha sido referido durante la terapéutica con clonixinato de lisina), es la elevación de los niveles plasmáticos de las transaminasas o de otros parámetros de la función hepática. En la mayoría de los casos el aumento sobre los niveles normales es pequeño y transitorio. Embarazo: si bien los estudios toxicológicos preclínicos no han evidenciado efectos teratogénicos, no existe experiencia suficiente con la administración de clonixinato de lisina a mujeres embarazadas. Por lo tanto DORIXINA FAST no debe ser administrado durante el embarazo. Lactancia: los estudios realizados en seres humanos demostraron que la excreción de clonixinato de lisina en la leche es pequeña. No obstante, se evaluará la relación riesgo/beneficio cuando deba administrarse a mujeres en periodo de lactancia. Uso pediátrico: no se dispone de estudios clínicos con clonixinato de lisina en niños menores de 12 años, por lo tanto su uso está contraindicado en ellos. Uso geriátrico: como sucede con todos los antiinflamatorios, administrar con precaución a los pacientes ancianos, ya que en los mismos puede existir alteración de la función renal, hepática o cardiovascular.