Prospecto CLARITYNE - SCHERING

Composición
Cada tableta contiene: loratadina micronizada 10mg, excipientes almidón de maíz, lactosa y estearato de magnesio. Cada ml de jarabe contiene: loratadina micronizada 1mg, excipientes propilen glicol, glicerina, ácido cítrico monohidratado, benzoato de sodio, azúcar, sabor a melocotón y agua purificada. Cada ml de gotas contiene: loratadina 1mg.
Propiedades
Acciones: loratadina es un potente antihistamínico de acción prolongada con actividad antagonista selectiva sobre los receptores H1 periféricos. Información preclínica: la loratadina es un antihistamínico oralmente efectivo en ratones y cobayo. El valor DP50 para la prevención de letalidad inducida por histamina en cobayos es de 0.19mg/kg para la loratadina, comparada con 0.009mg/kg para la azatadina, que es la estructura más cercanamente relacionada del mercado antihistamínicos y 0.15mg/kg para la clorofeniramina. En términos de duración de la acción antihistamínica, la loratadina a dos veces su DP50 (0.5mg/kg) tiene un mayor período de acción (duración = 18-24 horas) que una dosis efectiva equivalente de azatadina. Para la prevención del edema inducido por histamina en la pata del ratón, loratadina tuvo un valor DP50 de 1.3mg/kg, comparado a 0.068mg/kg para la azatadina y 9.6mg/kg para la clorofeniramina. En base a estas dos pruebas de actividad antihistamínica, loratadina es al menos, equipotente a clorofeniramina, pero menos potente que azatadina. Loratadina también exhibió actividad antihistamínica cuando se evaluó in vitro contra la contracción inducida por histamina del ilium en cobayo. En esta prueba, loratadina (pA2=7.3) fue menos potente que azatadina (pA2=9.1) o clorofeniramina (pA2=9.6). Ya que no existe una prueba de laboratorio única la cual pueda ser considerada predictiva del efecto sedante de los antihistamínicos, una aproximación multidimensional fue usada para evaluar la actividad sobre el sistema nervioso central (SNC) de la loratadina en comparación con algunos antihistamínicos estándares. Estas observaciones incluyeron: una carencia de efecto vs. ácido acético y shock electroconvulsivo (SEC) observados en ratones a dosis de hasta 320mg/kg; ningún comportamiento evidente, neurológico o efecto autonómico en ratones después de dosis de 10-300mg/kg, en perros a dosis de entre 15-30mg/kg y en monos a dosis de 30-60mg/kg. Estudios ex vivos indican que loratadina no penetra el SNC. Loratadina expresa mayor afinidad por los receptores H1 periféricos (Ki = 35nM) que por los receptores H1 central (Ki = 118nM), como lo determinó la inhibición de la unión de la 3H-mepiramina a los sitios receptores de membrana de la corteza cerebral y pulmones de los cobayos. Loratadina no tuvo además efecto sobre la unión de la 3H-mepiramina en cerebro en ratones después de una dosis oral de 2.6mg/kg (dos veces su DE50 en esta especie). En estudios para determinar la inhibición de la unión del 3H-WB4101, un receptor alfa-1, la loratadina fue el más débil inhibidor (CI50 valor de rango entre 13 a 64uM) en relación a algunos antihistamínicos estándares estudiados. Estos estudios de unión-receptor proveen una base bioquímica para las propiedades no sedativas de la loratadina; por ej. la loratadina tiene menos afinidad por los receptores centrales que por los receptores periféricos y realmente no penetra el tejido cerebral. En relación a otras acciones farmacológicas estudiadas, loratadina no tiene significante actividad H2 receptor in vitro a concentraciones de hasta 5x106 M, y no parece inhibir la captación de norepinefrina como fue evidenciado por la carencia de efecto sobre la ptosis inducida por tetrabenazina en ratones a dosis orales de 160 o 320mg/kg. Loratadina tampoco inhibió in vivo la actividad anticolinérgica como fue evaluado debido a la ausencia en producir midriasis en ratones o ratas con dosis de hasta 200mg/kg, en perros con dosis orales de hasta 60mg/kg y en monos con dosis de hasta 90 kg/kg. Más aun, loratadina no antagonizó la letalidad inducida por la fisostigmina, la cual es otro medidor de actividad anticolinérgica, a dosis orales de hasta 320mg/kg en ratones. Loratadina no tiene efecto sobre la presión sanguínea o el electrocardiograma en perros conscientes después de dosis orales de 1, 2.5 o 10mg/kg. A 10mg/kg, loratadina incrementó significantemente la frecuencia cardíaca. La loratadina no incrementó en forma significativa la frecuencia cardíaca en monos a dosis de 2.5mg/kg, lo cual es aproximadamente 12 veces la dosis máxima proyectada diaria humana. Más aun, loratadina no incrementó el nivel de contracción de atrium aislado de cobayo, lo cual sugiere que no afecta directamente la actividad del marcapaso. Se evaluaron posibles interacciones entre loratadina y drogas prescritas comúnmente. A dosis de 80mg/kg de loratadina (aproximadamente 50 veces su DE50 para el bloqueo del edema de la pata inducido por histamina) se observó potenciación del efecto anticonvulsivante del diazepam. A altas dosis (320mg/kg), loratadina potenció la capacidad de altas dosis de etanol y hexobarbital para inducir la pérdida de los reflejos. A estas altas dosis, loratadina no interactuó con propanolol, alfa metildopa o d-anfetamina. Se observó un perfil de interacción muy parecido con terfenadina. Estudios llevados a cabo con el compuesto SCH 34117, un trivial (1 a 2% de la dosis), pero activo metabolito de la loratadina, demostró que tenía actividad farmacodinámica similar cuantitativamente a la loratadina. En animales, su relativa potencia es 2 a 4 veces la de la loratadina. Con respecto a la seguridad, dosis de hasta 60mg/kg durante 2 semanas fueron relativamente bien toleradas en ratas. Los efectos observados fueron similares a los asociados con el tratamiento de loratadina, pero parecen ser más prominentes a los equivalentes a niveles de dosis. Los datos indican que la loratadina es un antihistamínico oralmente efectivo, de larga acción, con mínimos efectos sobre el SNC o autónomo en animales de laboratorio. La droga debería aliviar los síntomas asociados a desórdenes alérgicos, y no se espera que esté relacionada a efectos adversos de significancia clínica. Farmacocinética y metabolismo: la absorción, tejido de distribución, metabolismo y excreción (ADME) del 3H- y/o C-loratadina, fueron evaluados en ratones, ratas, conejos y monos cynomolgus, después de la administración oral e intravenosa. La excreción biliar, la circulación enterohepática y la transferencia placentaria, fueron evaluadas en ratas, la inducción enzimática fue determinada en los microsomas hepáticos de ratas.


La vida media plasmática de la loratadina varia entre las especies animales; la vida media más corta ocurre en ratas y la más larga en monos. La vida media del Sch 34117 no pudo ser determinada en especies de animales. La tabla 2 y 3 muestra el metabolismo y los patrones de excreción en ratas, monos y conejos. Como se observa en estas tablas, loratadina es bien absorbida por todas las especies estudiadas y es mas o menos, totalmente metabolizada. El primer paso de metabolismo es extenso.




En monos y ratas, loratadina y sus metabolitos se distribuyeron ampliamente a través de los tejidos examinados. Las concentraciones de radioactividad fueron más altas en pulmones, hígado, riñones, glándulas adrenales, pituitaria y bazo. La identificación de los metabolitos de loratadina en orinas de ratas y monos indica que estas especies metabolizan loratadina de una manera similar (Tabla 3). Ambas especies hidrolizan rápidamente loratadina a Sch 34117, la cual es entonces hidrolizada a C3 para ceder 3-0H-Sch 34117 o a C5/C6 para ceder una mezcla de Sch 39091 y Sch 39090. La oxidación de Sch 39090 y Sch 39091 a carbón piperidina produce una mezcla de 2-oxo-Sch 39090 y 2-oxo-Sch 39091. Todos estos metabolitos son excretados por la orina de forma no conjugadas y/o como glucurónidos. La concentración plasmática y urinaria relativa de estos metabolitos varía de acuerdo a la especie. En ratas y monos la mezcla de Sch 39090 y Sch 39091 proporcionó una gran proporción de radioactividad excretada por la orina. Bajas concentraciones ocurrieron en el cerebro. La radioactividad en todos los tejidos decreció con el tiempo y no se observó acumulación de droga con las múltiples dosis (ratas). En animales, después de la administración, la loratadina y sus metabolitos son excretados por la orina (principalmente, durante las primeras 24 horas) y las heces. En animales, una gran proporción de la loratadina es excretada a través de las heces, más que por la orina. En ratas, la loratadina y sus metabolitos pasan por la circulación enterohepática. La radioactividad es eliminada por el tracto gastrointestinal vía la biliar (principalmente) y directamente trasladándose a través de la mucosa gastrointestinal (menor proporción). En ratas gestantes, 14C-loratadina atraviesa la barrera placentaria al inicio de la formación embrionaria (día 14 de gestación) y cerca de la culminación (día 20 de gestación). A los 20 días, el patrón de distribución en feto es similar al materno, sin embargo, las concentraciones de radioactividad fetal son considerablemente menores en relación a las concentraciones de los tejidos maternos correspondientes. La radioactividad desapareció con el tiempo en feto y madre, y no se observó acumulación en los tejidos, tanto en feto como en la madre. El perfil metabólico plasmático de la loratadina en el feto y la madre son similares. Los estudios de inducción enzimática con altas dosis, demostraron que la loratadina es solo un débil inductor del sistema enzimático que metaboliza drogas en ratas. Los resultados de los estudios de unión a proteínas, revelaron que la loratadina se une en alto porcentaje a las proteínas animales (98% a 99% en ratas y 96% a 99% en monos), el Sch 34117 se une moderadamente (70% a 71% en ratas y monos). Toxicología: un programa toxicológico comprensivo fue conducido para determinar la seguridad relativa de la loratadina. La toxicidad potencial aguda de una dosis única de loratadina fue determinada en ratones, ratas y monos. Las ratas y los monos fueron usados para determinar el efecto toxicológico de altas dosis repetidas de loratadina, estudios de reproducción fueron conducidos en ratas y conejos. Estudios de mutagenicidad in vitro e in vivo fueron también conducidos. La loratadina fue relativamente no tóxica cuando se administró oralmente o intraperitonealmente, en dosis, únicas a ratones o ratas. Los valores orales DL50 fueron estimados en más de 5.000mg/kg, en ambas especies. En los ratones, los valores intraperitoneal DL50 fueron calculados en 1.601 y 14.558mg/kg para machos y hembras, respectivamente. En las ratas machos y hembras los valores intraperitoneal DL50 fueron determinados en 5.134 y 2.908mg/kg, respectivamente. Dosis tan altas como 1.280mg/kg fueron relativamente bien toleradas en monos, presentando emesis a estas altas dosis, lo cual dificultaba la determinación de niveles letales agudos. En estudios de dosis repetidas, las ratas fueron tratadas oralmente por períodos de hasta 12 meses con dosis relativamente altas de loratadina, con rango de entre 2 a 240mg/kg día, los monos fueron tratados por períodos de hasta 17 meses, con rangos entre 0.4 a 90mg/kg día. La dosis clínica propuesta de loratadina es de 10mg/día, aproximadamente 0.2mg/kg/día. Los resultados de estos estudios claramente demostraron que las ratas fueron más sensibles que los monos a los efectos de la loratadina; las hembras fueron más sensibles que los machos a dosis muy altas. Los efectos anticolinérgicos evidenciados por la reducción en la excreción fecal y/o midriasis, fueron observados en ambas especies. Los efectos anticolinérgicos fueron generalmente manifiestos en ratas a dosis de 128mg/kg/día o mayores, mientras que en los monos, tales efectos fueron observados a dosis de 16mg/kg/día. Evidencia de fosfolipidosis fue también observada, la incidencia y severidad fueron claramente relacionadas a la dosis y más frecuentemente pronunciadas en ratas. Los signos mínimos de fosfolipidosis fueron observados en ratas a dosis tan bajas como de 8mg/kg/día, mientras que la fosfolipidosis en los monos se evidenció a dosis de 4mg/kg/día o más. El grado de fosfolipidosis no interfirió con la función celular, y parece disminuir con el tiempo y parece ser reversible. No se ha observado evidencias de fosfolipidosis en hombres después del tratamiento con 40mg/día de loratadina por 3 meses. Otros compuestos utilizados frecuentemente (por ej. imipramina y clorofeniramina), han sido reportadas que producen fosfolipidosis en animales. Prolongación del intervalo QRS fue observado en monos a los que se les suministró loratadina a dosis superiores a 200 veces la propuesta para uso clínico. Este efecto parecido a la quinidina, el cual no fue observado en el estudio a 17 meses, es comúnmente visto con antihistaminas, y no está asociado con efectos clínicos significativos. Loratadina no fue carcinogénica cuando se administró en la dieta a ratas por 2 años, a dosis 125 veces la dosis humana. En ratones, no hubo incremento en la incidencia de neoplasmas en relación a los controles, tanto en las hembras a las cuales se les administró loratadina en sus dietas a dosis de hasta 40mg/kg como a los machos que recibieron dosis de 4 a 12mg/kg. En el grupo de altas dosis (40mg/kg), los machos expuestos a dosis de aproximadamente 200 veces la dosis clínica, mostraron una incidencia incrementada de hiperplasia focal y adenomas hepatocelular (tumor benigno). Estos hallazgos no son considerados de potencial significancia en el hombre, ya que estos tumores benignos se presentaron a 200 veces la dosis clínica humana, además, solo afectó una especie y un sexo animal, también no se observó evidencia de acortamiento en el tiempo de aparición del tumor y no se observó evidencia de progresión a malignización. Loratadina no es genotóxica. Loratadina fue evaluada en 5 distintos ensayos de toxicidad genética diseñados para detectar los tipos principales de genotoxicidad. Prueba de Ames, linfoma de ratón, ovario de Hamster Chino, Linfocito humano y la prueba Micronuclear en ratón. La única actividad presentada por la loratadina fue observada en la fase no proliferativa del ensayo de linfoma de ratón. No se observó actividad mutagénica relacionada a la dosis en la fase de activación de este ensayo o en otros estudios conducidos. Loratadina no fue teratogénica en ratas o conejos. En relación a fertilidad y reproducción general, estudios en ratas evidenciaron disminución de la fertilidad en los grupos de altas dosis, aproximadamente 320 veces la dosis clínica propuesta. Subsecuentes estudios dentro de este segmento de la reproducción demostraron que éste efecto era, en buena forma, reversible. Otros parámetros de gestación no fueron afectados a dosis de aproximadamente 40 - 120 veces la dosis clínica anticipada. Efectos en estos parámetros, a los niveles de dosis anteriores, fueron generalmente relacionados a la actividad farmacodinámica de la loratadina y han sido reportados asociados con otros antihistamínicos. La capacidad reproductiva de las ratas recién nacidos de madres tratadas con loratadina no fue afectada adversamente. Loratadina fue bien tolerada cuado se administró oralmente por un mes a ratas jóvenes (7 y 30 días de edad) a dosis de hasta 125 veces la dosis humana, y cuando se administró oralmente a monos jóvenes (7 a 15 meses de edad) por 3 meses, a dosis de hasta 120 veces la dosis clínica. En las ratas de 7 días de edad, la DL50 fue aproximadamente 125mg/kg (625 veces la dosis humana). En las ratas de 30 días de edad, la DL50 fue aproximadamente 5.500mg/kg. En las ratas, una baja incidencia de vacuolización de linfocitos periféricos fue observado, pero no se encontraron hallazgos histológicos correlacionados con esta observación. En los monos, un leve a moderado incremento en los niveles de transaminasa fueron observados, pero no se evidenciaron cambios hepáticos microscópicos (Data on file SP 1988). Estudios de farmacología clínica: supresión de la roncha cutánea inducida por histamina. La actividad antihistamínica y el perfil dosis respuesta de la loratadina fueron evaluados en estudios de farmacología clínica usando el modelo de supresión de la roncha cutánea inducida por histamina. Dos estudios clínicos al azar (Arevalo A. Data on file SP 1984; Batenhorst RL. Eup J Cli Pharmacol 1986), simple ciego, evaluaron el efecto supresor sobre las ronchas con dosis únicas de loratadina entre 10 a 160mg. A esas dosis, loratadina demostró, durante la primera hora de tratamiento, un rápido inicio de acción y supresión de la roncha. Más aun, todas las dosis fueron significativamente más efectivas que el placebo en suprimir la formación de la roncha cutánea inducida por histamina (p=0.001). En un tercer estudio al azar (Roman IJ. Ann Allerg 1986), doble ciego, el efecto de la loratadina sobre la formación de la roncha inducida por histamina fue evaluado a dosis desde 10 a 40mg administrados oralmente, dos veces al día y por 28 días. La supresión de la roncha se observo durante las 2 primeras horas después de la primera dosis de cada tratamiento y permaneció constante durante los 28 días de duración del estudio. Además, todos los regímenes de dosis fueron significativamente más efectivos que el placebo, en suprimir la formación de la roncha (p < 0.05); el efecto supresor fue relacionado a la dosis. Un estudio al azar, cruzado, en pacientes pediátricos, comparó la actividad de loratadina jarabe, terfenadina suspensión y placebo, en reducir la roncha y el eritema inducidos por histamina. En este estudio, dosis única de 10mg de loratadina jarabe y 60mg de terfenadina suspensión, alcanzaron resultados comparables al reducir la roncha y el eritema inducidos por histamina y ambos tratamientos fueron significativamente más efectivos que el placebo. Clínica farmacocinética: en el hombre, la disposición farmacocinética y metabólica de 3H- y el 14C-loratadina fue investigada en voluntarios sanos normales, después de ingerir dosis orales únicas. El perfil farmacocinética de la loratadina y su metabolito activo, pero no menor, Sch 34117, fue evaluado después de la administración de dosis únicas o múltiples a voluntarios sanos normales, también dosis únicas a voluntarios geriátricos sanos y voluntarios con insuficiencia renal y hepática. Además, se determinó la proporcionalidad, biodisponibilidad, cantidad de secreción en la leche materna, efecto de las comidas sobre la absorción y la unión de la loratadina a las proteínas plasmáticas. La vía metabólica de la loratadina en el hombre es cualitativamente similar a la que ocurre en animales. Seguida a una dosis oral, loratadina es bien absorbida y en su mayoría, totalmente metabolizada (Data on file SP). En sujetos normales, la media vida de eliminación fue de 8.4 horas (rango = 3 a 20 horas) para la loratadina y 28 horas (rango = 8.8 a 92 horas) para el Sch 34117, el principal metabolito activo. En la mayoría de los pacientes, la exposición (ABC) para el metabolito fue mayor que para el compuesto original. Aproximadamente, en un período de 10 días, el 40% de la dosis es excretada por la orina y el 41% por la heces. Aproximadamente, el 27% de la dosis es eliminado por la orina durante las primeras 24 horas. Los resultados de los estudios de unión a las proteínas plasmáticas revelaron que la loratadina se une altamente a las proteínas plasmáticas (97% a 99%), el Sch 34117 se une moderadamente (73% a 76%) (Data on file SP 1987). En los sujetos geriátricos (66 a 78 años de edad), el ABC y los niveles pico máximos (Cmáx) de loratadina y sus metabolitos, fueron aproximadamente 50% más elevados que en los sujetos jóvenes. En los pacientes con insuficiencia renal crónica (depuración de creatinina < 30ml/min), tanto la ABC como la Cmáx se incrementaron en un porcentaje de aproximadamente 73% para la loratadina y 120% para el metabolito, cuando se compararon con la ABC y la Cmáx plasmática de pacientes con función renal normal. La vida media de eliminación de la loratadina (7.6 horas) y su metabolito (23.9 horas) no fueron significativamente diferente a los observados en los sujetos normales. La hemodiálisis, en sujetos con insuficiencia renal crónica, no tiene efecto en la farmacocinética de la loratadina o sus metabolitos. En pacientes con enfermedad hepática alcohólica crónica, el ABC y la Cmáx plasmática de la loratadina se incrementaron en forma doble y el perfil farmacocinética del metabolito activo no fue significativamente alterado en relación a pacientes con función hepática normal. La vida media de eliminación para la loratadina y su metabolito fueron de 24 y 37 horas, respectivamente, con incremento en base a la severidad de la enfermedad hepática. En el hombre, los parámetros de biodisponibilidad de la loratadina y el Sch 34117 son dosis dependiente. Los estudios de biodisponibilidad demostraron la bioequivalencia de la loratadina administrada oralmente, así como las cápsulas, tabletas, solución y jarabe. La ingesta concomitante de comidas con loratadina puede retardar ligeramente la absorción (aproximadamente 1 hora) pero sin afectar la ABC significativamente. Similarmente, el efecto clínico no es influenciado significativamente. La loratadina y el Sch 34117 son eliminados por la leche materna de la mujer lactante, a concentraciones en la leche que son similares a las concentraciones plasmáticas. A las 48 horas después de la dosificación, solo el 0.029% de la dosis de la loratadina es eliminada por la leche como loratadina sin cambios, así como el Sch 34117. Estudios clínicos: rinitis alérgica estacional: perfil de eficacia para el régimen de dosis de 10mg. La eficacia de la loratadina en pacientes con rinitis alérgica estacional fue evaluada en un estudio multicéntrico, de determinación de dosis, y en otros estudios multicéntricos de eficacia y seguridad. En un estudio clínico al azar, doble ciego, de determinación de dosis, pacientes con rinitis alérgica estacional fueron asignados a recibir 10, 20, o 40mg de loratadina, una vez al día, por 14 días. Aun cuando los efectos terapéuticos de estos tres regímenes de dosis no fueron estadísticamente diferentes entre si, cada uno de ellos fue significativamente más efectivo que el placebo en reducir los signos y síntomas de la rinitis alérgica (p < 0.04). En otros dos estudios, al azar, doble ciego, multicéntricos, la eficacia de la loratadina fue comparada con clemastina, terfenadina y placebo. En el primero de estos estudios, loratadina y clemastina, administrados oralmente, a dosis de 10mg, una vez al día (OD), y 1mg dos veces al día (BID), respectivamente por 14 días, ambas drogas fueron significativamente más efectivas que el placebo en reducir los síntomas de rinitis alérgica durante el estudio (p < 0.01). Aun más, al final del período de estudio, la mejoría de los síntomas en los pacientes tratados con loratadina fue mayor a la observada en el grupo tratado con clemastina y significativamente mayor en relación a los pacientes tratados con placebo (p < 0.01). El segundo estudio a 14 días, multicéntrico, comparó la eficacia de loratadina 10mg OD con terfenadina 60mg BID y placebo. El punto final de análisis mostró que la reducción media en la puntuación de los síntomas en los pacientes tratados con loratadina fue significativamente mayor en comparación con los pacientes tratados con placebo (p=0.03). Esto es especialmente significativo, ya que la reducción de los síntomas no fue significativamente diferente entre la terfenadina y los grupos tratados con placebo. Más aun, mientras loratadina y terfenadina fueron ambas más efectivas que el placebo en mejorar el estornudo, el prurito nasal, el ardor y prurito ocular, loratadina, pero no terfenadina, fue significativamente más efectiva que el placebo en aliviar la secreción nasal (p≤0.02). En otros 3 estudios comparativos, doble ciego, multicéntricos, la eficacia de la loratadina 10mg OD fue evaluada vs. mequitazina 5mg BID, astemizol 10mg OD y clemastina 1mg BID. Los resultados de estos estudios corroboraron los hallazgos previos, demostrando que la loratadina era tan efectiva como los agentes activos comparados y fue más efectivo que el placebo en el tratamiento de la rinitis alérgica estacional. Estas investigaciones clínicas claramente demostraron que la administración una vez al día de loratadina reduce efectivamente los síntomas de la rinitis alérgica estacional y es tan efectiva como los otros agentes antihistamínicos comparados, que fueron administrados 2 veces al día. Perfil de eficacia para el régimen de dosis de 40mg: en 8 estudios multicéntricos, doble ciego, con régimen de dosis de 40mg OD de loratadina, utilizados para evaluar mayor eficacia de la loratadina vs. clemastina 1mg BID, terfenadina 60mg BID, astemizol 10mg OD o mequitazina 5mg BID y placebo. Además, uno de estos estudios comparó la eficacia de loratadina a regímenes de dosis de 20mg BID y 40mg OD. Los resultados de estos estudios indicaron que loratadina a 40mg OD fue tan efectiva como los otros medicamentos activos comparados, y además fue significativamente más efectivo que el placebo en reducir los síntomas de la rinitis alérgica estacional (p≤0.02). Aún más, la eficacia de loratadina al régimen de dosis de 20mg BID, no fue significativamente diferente del esquema de 40mg OD. En efecto, al comparar la mejoría alcanzada con regímenes de dosis de 40mg OD y 10mg OD, se sugiere que ambas dosis producen similar eficacia clínica, confirmando la ausencia de diferencia significativa en las respuestas observadas. El inicio de acción en los pacientes tratados con loratadina 10mg y 40mg OD, fue comparado con los pacientes tratados con astemizol 10mg OD o placebo. En ambos regímenes de dosis, 10 y 40mg OD, los pacientes tratados con loratadina tuvieron un alivio de los síntomas significativamente más rápido que los pacientes tratados con astemizol o placebo (p < 0.01). El alivio parcial de los síntomas en los pacientes tratados con loratadina fue observado dentro de las primeras cuatro horas después del primer tratamiento. Rinitis alérgica perenne: la eficacia de loratadina en pacientes con rinitis alérgica perenne fue evaluado en varios estudios de investigación, doble ciego y multicéntricos. En dos estudios, la eficacia de loratadina 10mg OD fue comparada a terfenadina 60mg BID y placebo. Los resultados de uno de estos estudios demostraron disminución comparable en la puntuación total de los síntomas en los grupos loratadina y terfenadina. La puntuación de los síntomas en estos grupos fue significativamente mayor que la observada en el grupo placebo (p≤0.04). Para el análisis final de eficacia, la puntuación total de los síntomas fue de 51%, 48% y 19% en los grupos loratadina, terfenadina y placebo, respectivamente. En el segundo estudio, se observó una disminución respecto al inicio, en la media de la puntuación total de los síntomas en los grupos loratadina y terfenadina, que fue clínicamente significativa y numéricamente mayor que la alcanzada por el grupo placebo. Se observó una disminución en la media de la puntuación total de los síntomas a través del estudio, que se situó entre el 51% a 65% en el grupo terfenadina y 44% a 58% en el grupo placebo. En otros 3 estudios, la eficacia de loratadina 10mg OD fue comparada con terfenadina 60mg BID, clemastina 1mg BID o placebo, por un período de tratamiento de 3 o 6 meses. En 2 de estos estudios, loratadina y los compuestos activos no fueron significativamente diferentes entre si, y tampoco lo fueron respecto al placebo. Esta falta de respuesta significativa se atribuyó a la alta respuesta alcanzada por el grupo placebo. Aún sin estacionalidad, hay cambios frecuentes en la prevalencia de los alergenos que causan rinitis perenne, por eso, la alta respuesta del grupo placebo podría ser esperada y representa la remisión de los síntomas debido a variabilidad en la fuente alergena. El tercer estudio fue un trabajo diseñado con un mayor número de pacientes que recibieron loratadina, con el propósito de obtener mayor información sobre la seguridad a largo plazo. Loratadina 10mg OD o clemastina 1mg BID, fue administrado a pacientes por 6 meses. Los efectos del tratamiento fueron comparados estadísticamente con los valores basales. Los resultados demostraron que ambos medicamentos fueron comparables, y significativamente redujeron la puntuación total de los síntomas al ser comparados con la puntuación basal (p≤0.01). De forma general, los resultados de estas investigaciones indican que la administración una vez al día de 10mg de loratadina es generalmente más efectiva que el placebo y comparable a terfenadina y clemastina, administradas dos veces al día, en aliviar los síntomas de rinitis alérgica perenne. Urticaria crónica y otras dermatosis alérgicas: perfil de eficacia del régimen de 10mg. La eficacia de la loratadina en pacientes con urticaria crónica ideopática y otras condiciones dermatológicas alérgicas, fueron evaluadas por hasta 28 días en un estudio multicéntrico y doble ciego. En uno de estos estudios, 10mg de loratadina fueron significativamente más efectivos que el placebo, como lo indicó la mejoría en la puntuación de los síntomas, en pacientes con urticaria crónica (p < 0.01). Estos resultados fueron sustentados por la evaluación médica, la cual también evidenció que las tabletas de loratadina son significativamente más efectivas que el placebo (p > 0.01). En otro estudio, la eficacia de loratadina 10mg OD, fue comparada con terfenadina 60mg BID y placebo, en pacientes con urticaria crónica. Para el día 7, la mejoría en las puntuaciones de los síntomas fue mayor para los grupos loratadina (50%) y terfenadina (30%) que para el grupo placebo (12%). En el análisis final, la reducción media en la puntuación de los síntomas para los pacientes tratados con loratadina y terfenadina, 55% y 37% respectivamente, fueron significativamente mayores al ser comparados con los pacientes tratados con placebo (18%)(p < 0.01). En un tercer estudio en pacientes con urticaria crónica, el promedio de reducción en la puntuación total de los síntomas para loratadina y terfenadina se mantuvo entre el 50% y 55% para ambas drogas, durante el día 7 y la evaluación final. En otro trabajo clínico, la eficacia de loratadina 10mg OD, fue comparada con la eficacia de terfenadina 60mg BID, en pacientes con desórdenes dermatológicos alérgicos crónicos. Ambos agentes terapéuticos mostraron eficacia comparable con significativa reducción en las puntuaciones de síntomas al compararlos con las puntuaciones basales (p > 0.01). Los resultados de estos estudios demostraron que la administración de loratadina OD, efectivamente alivia los signos y síntomas de la urticaria crónica y otras dermatosis alérgicas crónicas. Además, una dosis única de loratadina OD es tan efectiva como terfenadina, la cual se requiere administrar BID. Estudios clínicos pediátricos: rinitis alérgica estacional y desórdenes crónicos alérgicos en piel: la eficacia de loratadina en la formulación jarabe fue evaluada en niños con rinitis alérgica estacional o desórdenes crónicos alérgicos en piel. A los 14 días, en un estudio de rinitis alérgica estacional, en pacientes entre 3 a 6 años de edad, se comparó la eficacia de loratadina jarabe con terfenadina suspensión. Los pacientes tratados con loratadina fueron asignados, de acuerdo a su peso, a recibir 5 o 10mg OD. Todos los pacientes en el grupo terfenadina recibieron 15mg BID. Los resultados demostraron que ambas drogas reducían significativamente (p < 0.05) las puntuaciones de los síntomas totales en relación a las puntuaciones basales, durante todas las evaluaciones en cada visita. Aun más, durante el punto final de evaluación no hubo diferencias significativas entre los grupos de tratamientos comparativos. La disminución media de las puntuaciones totales para ambos grupos de tratamiento fue de 73%. En base a la impresión de los investigadores, la respuesta terapéutica de los pacientes tratados con loratadina y la terfenadina fue catalogada como favorable. Durante el curso del estudio, el número de pacientes con respuesta terapéutica buena y excelente incrementó en ambos grupos. En el punto final de evaluación, el 82% y 60% de los pacientes tratados con loratadina y terfenadina, respectivamente, tenían una respuesta al tratamiento buena o excelente. En otro estudio a 14 días, la eficacia de loratadina jarabe fue comparada con el maleato de clorofeniramina jarabe o placebo, en niños de 6 a 12 años de edad con rinitis alérgica estacional. Los pacientes fueron asignados, de acuerdo al peso corporal, a recibir loratadina 5 o 10mg OD, maleato de clorofeniramina 2 o 4mg tres veces al día (TID) o placebo. Después de tres días de tratamiento, la disminución media en las puntuaciones de los síntomas, con respecto a la línea basal, en los grupos loratadina y clorofeniramina fue significativamente superiores (p≤0.05) que en el grupo placebo. Disminución en las puntuaciones total de los síntomas entre los grupos loratadina y clorofeniramina no fueron significantes. Al punto final de evaluación, las disminuciones en relación a la línea basal en los grupos de tratamiento loratadina y clorofeniramina fueron numéricamente mayores, pero no significativamente diferentes (p > 0.05) en relación al grupo placebo. Nuevamente, el tratamiento activo no fue estadísticamente diferente entre ambos medicamentos. La pérdida de la significancia estadística relativa al placebo no fue atribuida a disminución de la eficacia de los agentes activos, sino a un incremento en la respuesta del grupo placebo durante el momento de la evaluación final. La disminución a partir de la línea basal, en la media de las puntuaciones de síntomas durante el punto final de evaluación, fueron de 27%, 30% y 24% en los grupos loratadina, clorofeniramina y placebo, respectivamente. La evaluación por parte de los médicos indicó que al día 4, ambos grupos; loratadina y clorofeniramina, mostraron una mejor respuesta terapéutica que la observada en el grupo placebo. En este punto de evaluación, 21% y 25% de los pacientes loratadina y clorofeniramina, respectivamente, demostraron buena o excelente respuesta al tratamiento, cuando se comparó con el 11% de los pacientes tratados con placebo. Durante el punto final de evaluación, 31% de los pacientes tratados con loratadina, 36% de los tratados con clorofeniramina y 28% de los pacientes que recibieron placebo, mostraron respuesta buena o excelente al tratamiento. Nuevamente, la pérdida de significancia en los resultados no fue atribuida a una disminución de la eficacia de los medicamentos activos, sino a un considerable incremento en la respuesta del grupo placebo. Un cuarto estudio de rinitis alérgica estacional a 14 días comparó la eficacia de loratadina jarabe, maleato de clorofeniramina jarabe y placebo, en pacientes entre 6 y 12 años de edad. La dosis, calculada en base al peso corporal, fue entre 5 o 10mg OD de loratadina, 2 o 4mg TID de clorofeniramina o placebo. Debido a diferencias en el diseño del estudio, la severidad de los síntomas requeridos para ingresar al estudio eran menos exigentes que los requeridos por otros estudios. Consecuentemente, las puntuaciones de síntomas basales para los pacientes en este estudio fueron relativamente bajas al compararlas con otros estudios. En forma general, los dos tratamientos activos fueron numéricamente superiores al placebo en reducir los signos y síntomas de rinitis alérgica estacional. En la mayor parte, ni loratadina o clorofeniramina obtuvieron resultados estadísticamente diferentes en relación al placebo, y tanto la loratadina como la clorofeniramina no mostraron diferencias entre si. La pérdida de significancia estadística relativa al placebo, fue atribuida a la alta respuesta del placebo durante el estudio y a la pobre sintomatología al inicio. Durante el punto final del estudio, las disminuciones en la media de las puntuaciones de los síntomas fueron de 36% 41% y 30% en los grupos loratadina, clorofeniramina y placebo, respectivamente. Basado en la evaluación de los médicos, la respuesta terapéutica en los pacientes que recibieron loratadina y clorofeniramina fue más favorable que la observada en pacientes placebo. Durante el punto de evaluación final, el 49% de los pacientes tratados con loratadina y el 53% de los tratados con clorofeniramina presentaron respuestas buenas o excelentes cuando se compararon con el 34% de los pacientes tratados con placebo. Un análisis adicional fue conducido para los pacientes que entraron al estudio con síntomas más severos (una mayor puntuación del total de los síntomas a nivel basal). Este análisis mostró resultados más típicamente observados con loratadina y clorofeniramina en adultos. En este subgrupo de pacientes, ambos tratamientos activos fueron más efectivos que el placebo. Durante el punto final de evaluación, la reducción en las puntuaciones de los síntomas fue de 53%, 39% y 34% en los grupos loratadina, clorofeniramina y placebo, respectivamente. Tres estudios de diseño similar compararon la eficacia de loratadina jarabe con terfenadina suspensión en pacientes de 2 a 12 años de edad con signos y síntomas de desórdenes cutáneos alérgicos. Aproximadamente el 70% de los pacientes evaluables para eficacia tenían diagnóstico de dermatitis atópica. El remanente 30% de los pacientes tuvo una variedad de desórdenes cutáneos que incluían: urticaria, prurigo, eccema numular, prurito actínico y dishidrosis. En todos los estudios, los pacientes tratados con loratadina recibieron 5 o 10mg OD, de acuerdo a su peso. En dos estudios (Vareltzide A, Martin JP. Data on file.1990), los pacientes tratados con terfenadina menores de 6 años de edad, recibieron 15mg BID, mientras que los pacientes de 6 años y más, recibieron 30mg BID. En un estudio (Stringa S. Data on file. 1990), se evaluaron pacientes de 2 a 6 años de edad, donde la terfenadina fue administrada a dosis de 30mg BID. Los resultados de estos 3 estudios demostraron que tanto loratadina como terfenadina reducen significativamente (p < 0.01) los signos y síntomas de los desórdenes alérgicos al compáralos con los valores basales. Ambos tratamientos activos fueron igualmente efectivos. El análisis del punto final de evaluación mostró una disminución en las puntuaciones de los síntomas totales en el orden del 41% al 68% en los grupos de tratamiento loratadina y de 41% a 54% en los grupos terfenadina. De acuerdo a la evaluación de la respuesta terapéutica por parte del médico, de 44% a 80% de los pacientes tratados con loratadina y 46% a 78% de los pacientes tratados con terfenadina, alcanzaron una mejoría marcada o completa de los síntomas y signos. Evaluación de seguridad: los resultados de 3 estudios de farmacología clínica (Batenhorst RL. Eur J Cli Phar 1986; Roman IJ. Ann Allerg 1986; Hannigan data on file SP 1985), a dosis simple de entre 10 a 160mg, fueron seguro y bien tolerado en voluntarios sanos. La cefalea fue el evento adverso más frecuentemente reportado, con una frecuencia aproximadamente igual a la ocurrida en el grupo placebo. La sedación se reportó en el 2% a 6% de los sujetos que recibieron las más altas dosis de loratadina (40, 80 y 160mg), en el 6% de los sujetos en el grupo placebo y en el 13% de los que recibieron el antihistamínico sedante, maleato de clorofeniramina. Aún más, en estudios (Roman IJ. Ann Allerg 1986; Herron JM. Data on file. SP 1985) a dosis múltiple (10,20 y 40mg BID por 28 días), 8% de los sujetos en uno de los grupos de regímenes de dosis loratadina reportó sedación, comparado al 8% y 67% en los grupos placebo y clorofeniramina, respectivamente. En un estudio de seguridad a largo plazo (Herron JM. Data on file. SP 1985), voluntarios masculinos sanos recibieron 40mg de loratadina OD por 13 semanas, la tolerancia fue buena y no hubo cambios clínico inusuales en los valores de laboratorio, en el electrocardiograma o en el examen físico. No parecido a otros agentes catiónicos amfifilicos, loratadina no induce fosfolipidosis y las únicas reacciones adversas reportadas y relacionadas a la droga son el hipo y la cefalea. Un perfil farmacocinético similar fue demostrado en pacientes de 1 a 2 años de edad que recibieron una dosis única de CLARITYNE jarabe, que contenía 2.5mg de loratadina, comparado con niños de mayor edad y adultos que recibieron dosis recomendadas apropiadamente de CLARITYNE jarabe. Perfil de seguridad con régimen de dosis de 10mg: en los estudios clínicos con loratadina 10mg OD en pacientes adultos con rinitis alérgica estacional (Dockhorn RJ. Ann Allerg 1987; Meinichi K. Data on file SP 19985), la mayor frecuencia de eventos adversos reportados fueron: fatiga (6%), sedación (5%), cefalea (3%), y boca seca (3%). El perfil de seguridad en pacientes adultos con rinitis alérgica perenne, tratados por hasta 6 meses, evidenció que loratadina era segura y bien tolerada. Los eventos adversos más frecuentes fueron: cefalea (9%), sedación (7%), boca seca (5%), y fatiga (3%) (Bruttman G. Data on file SP 1986; Berkowiitz RB, Data on file SP 1985). El perfil de seguridad de la loratadina en pacientes adultos con dermatosis alérgica crónica fue similar al de los pacientes con rinitis alérgica estacional. A la dosis de 10mg OD, la mayoría de los eventos adversos reportados fueron: cefalea (4%), nauseas (4%) y sedación (3%). La incidencia de estos efectos fue comparable a los ocurridos con el placebo y terfenadina. Se presentaron otros eventos adversos en el 2% o menos, de los pacientes (Breinstein DI. Data on file SP 1985; Sarraceno EB. Data on file SP 1985). El análisis de la información de seguridad obtenida de pacientes pediátricos (2 a 12 años de edad) con rinitis alérgica estacional o desórdenes cutáneos alérgicos, demostraron que la loratadina jarabe era segura y bien tolerada. La mayoría de los reportes de eventos adversos reportados fueron de severidad leva a moderada. No se reportaron efectos colaterales anticolinérgicos. La incidencia de sedación y cefalea fue del 2%, comparable al placebo. Nerviosismo fue reportado en el 2% de los pacientes (Molkhou P. Data on file 1990; Martin JP. Data on file SP 1990). Perfil de seguridad con regímenes a dosis mayores: estudios comparativos adicionales utilizando regímenes de dosis de 20mg OD, 20mg BID y 40mg TID, demostraron que loratadina era segura y bien tolerada en el tratamiento de pacientes adultos con rinitis alérgica estacional (Slavin RG. Data on file SP 1985; Kutwak A. Data on file SP 1985; Roth T. J Aller Cli Immunol 1985). Como lo reportado en estos estudios en relación a grupos placebo y antihistamínicos no sedantes, los eventos adversos más frecuentemente reportados en los pacientes tratados con loratadina fueron los siguientes: fatiga, cefalea, boca seca y sedación. En el grupo de pacientes loratadina, la sedación ocurrió en el 10% de los pacientes tratados con 20mg OD y 13% en los tratados con 20mg BID y 40mg OD. Estas incidencias fueron más bajas que las observadas en los pacientes tratados con clemastina (24%) y comparables a los que recibieron terfenadina (13%), astemizol (14%) y mezquitazina (15%). Similarmente, la incidencia de boca seca fue baja y comparable en todos los grupos de tratamiento. En un estudio donde loratadina tableta fue administrada 4 veces (por 90 días), no se observó incremento en el intervalo QTc que fuese clínicamente significativo en el electrocardiograma (Herron JM. Data on file SP 1985). Estudios especiales de seguridad: sedación matutina y desempeño psicomotor: En un estudio doble ciego, cruzado (Rot T. J Allerg Cli Immunol 1987), se evaluaron los efectos de la loratadina en voluntarios sanos que recibieron 10mg y 40mg de loratadina OD, 50mg de difenhidramina TID, como control positivo y placebo por dos días. Las pruebas de desempeño después del tratamiento indicaron que la difenhidramina significantemente reducía el desempeño psicomotor, medido por las pruebas de sustitución de símbolos la copia de símbolos. Ninguna de las dosis de loratadina o el grupo placebo demostraron efecto en el desempeño psicomotor. Además, mientras que la difenhidramina incrementó el sueño matutino, loratadina y el grupo placebo no produjeron sedación matutina. La vigilancia y el tiempo de reacción no fueron afectados por ninguna de las drogas en investigación. Los efectos centrales, la sedación, y el deterioro potencial psicomotor de 10, 20 y 40mg de loratadina fueron comparados con el triprolidina 10mg o placebo en voluntarias femeninas sanas. El desempeño psicomotor fue evaluados por la coordinación visual-motor, sustitución símbolo-digital, agudeza visual dinámica y memoria a corto plazo. Otras evaluaciones subjetivas incluyeron somnolencia, letargo, capacidad y habilidad para concentrarse. Los resultados indicaron que a dosis de 10 y 20mg, loratadina no mostró efectos sobre el desempeño. A dosis de 40mg de loratadina, habilidades tales como: sustitución símbolo digital y agudeza visual dinámica fueron afectadas. En comparación, 10mg de triprolide presentó eventos adversos significativos en la mayoría de las evaluaciones de desempeño psicomotor (p < 0.05) (Bradley C. Eur J Cli Pharma 1987). En otro estudio doble ciego, cruzado (Moser L. Data on file SP 1985) llevado a cabo en pacientes voluntarios masculinos sanos, se administraron dosis únicas de 40mg de loratadina, 1mg de clemastina y 60mg de terfenadina o placebo, junto a ingesta concomitante de alcohol en cantidades de 0.75g/kg de peso corporal. En base a las pruebas de reacción de escogencia múltiple y coordinación visual-motor, clemastina potenció el efecto del alcohol sobre el desempeño psicomotor, mientras que loratadina, terfenadina o el placebo, no lo hicieron. La capacidad para concentrarse no fue, en forma significativa, alterada por el alcohol cuando se coadministró con loratadina o placebo, pero fue significativamente alterada después de la coadministración de clemastina o terfenadina (p≤ 0.01). Los pacientes en la segunda parte del estudio, en un lapso de 4 días consecutivos, recibieron 10mg de loratadina OD, 60mg de terfenadina BID o placebo. Las pruebas fueron realizadas dos veces los días 1 y 4 en cada serie de tratamiento. La primera prueba fue conducida una hora después de la administración de la droga o el placebo. Ninguno de los esquemas de dosis únicas o múltiples de los grupos loratadina o terfenadina demostraron efectos adversos sobre al desempeño al manejar en el primer y cuarto día consecutivo de tratamiento. Más aun, después de la ingesta de alcohol en cantidades de 1.07g/kg de masa corporal magra, una segunda prueba demostró que ninguna de las drogas potenciaban los efectos del alcohol sobre el desempeño del manejo. (Riedel WJ. Inst Drug Behavior 1987). En otros 2 estudios, los efectos de loratadina, clemastina y terfenadina sobre el desempeño psicomotor, fueron evaluados en sujetos sanos. En un estudio, los sujetos recibieron 10mg de loratadina, 1mg de clemastina, 60mg de terfenadina o placebo. En otro estudio, las mismas actividades y dosis fueron usadas concomitantemente con 5mg de diazepam oral. El desempeño fue evaluado, en ambos estudios, por el tiempo de reacción de los sujetos y por desarrollo de tareas, con o sin tarea de memoria continua. El estatus mental fue evaluado subjetivamente a través de la escala análoga visual. Los resultados en el primer estudio indicaron que loratadina y terfenadina, generalmente, no deterioran el desempeño de tareas. Más aun, en el segundo estudio, la administración concomitante de diazepam no pareció afectar el desempeño de los sujetos. En comparación, clemastina exhibió efectos adversos en el desempeño de los sujetos en el desarrollo de tareas, en ambos estudios. La mayoría de los sujetos reportaron más sedación con clemastina que con loratadina, terfenadina o placebo (Gaillard AWK. Data on file SP). Estos hallazgos claramente establecen la eficacia, tolerancia y seguridad de CLARITYNE. En base a su demostrado rápido inicio de acción, efectivo alivio de los síntomas derivados de la alergia y la virtual ausencia de efectos sobre el SNC, CLARITYNE es efectivo y seguro en el tratamiento de la rinitis alérgica perenne y estacional, la urticaria crónica y de otras dermatosis alérgicas crónicas.
Indicaciones
CLARITYNE está indicado para el alivio rápido de los síntomas asociados con la rinitis alérgica, tales como: estornudos, secreción nasal (rinorrea), prurito nasal/ocular y ardor ocular. CLARITYNE también está indicado para el alivio sintomático asociado a la urticaria crónica y otros desórdenes dermatológicos alérgicos.
Dosificación
Adultos y niños de 12 años o mayores: CLARITYNE Tableta/Jarabe: 1 tableta o 2 cucharaditas (10ml) de jarabe una vez al día. Niños de 2 a 12 años de edad: dosis ponderal: 0,2mg/kg/día, en una sola toma de jarabe o gotas. También se puede calcular en niños mayores de 30kg de peso: 10mg (10ml) de jarabe de clarityne en una sola toma al día, niños menores de 30kg de peso 5mg (5ml) de jarabe de clarityne en una sola toma al día.
Contraindicaciones
CLARITYNE está contraindicado en pacientes que han demostrado hipersensibilidad o idiosincrasia a sus componentes.
Reacciones adversas
CLARITYNE no tiene propiedades sedativas de significancia clínica a las dosis diarias recomendadas de 10mg. Los eventos adversos más frecuentemente reportados, incluyen: fatiga, cefalea, somnolencia, boca seca, desórdenes gastrointestinales como nauseas, gastritis y también, síntomas alérgicos como rash. Durante el mercadeo con CLARITYNE, se han reportado muy raramente, casos de alopecia, anafilaxis, función hepática anormal, taquicardia y palpitaciones. Similarmente, la incidencia de eventos adversos asociados con CLARITYNE jarabe, ha sido comparable al placebo. En estudios clínicos pediátricos controlados, la incidencia de cefalea, sedación y nerviosismo relacionados al tratamiento, los cuales han sido reportados raramente, fueron similares a los observados en los grupos placebos.
Precauciones
A los pacientes con grave deterioro de la función hepática se les debe administrar inicialmente una dosis menor, ya que estos pacientes pueden tener una depuración más lenta de loratadina; una dosis inicial de 5mg o 5ml al día, o 10mg o 10ml, cada 2 días, es recomendada. Aún no se ha establecido la seguridad del CLARITYNE en niños menores de 2 años de edad. Sin embargo, el perfil farmacológico en infantes de 1 a 2 años de edad después de una dosis única de 2.5mg de CLARITYNE jarabe, es similar a la observada en niños mayores y adultos. Uso durante el embarazo y en madres en período de lactación: el uso seguro de CLARITYNE durante el embarazo no ha sido establecido, por lo tanto, debe ser utilizado únicamente si los beneficios potenciales justifican el riesgo para el feto. Ya que la loratadina es excretada en la leche materna y a causa de los riesgos de los antihistamínicos para los infantes, particularmente los recién nacidos, se debería tomar la decisión de discontinuar la lactancia o discontinuar la droga.
Interacciones
Cuando se administró concomitantemente con alcohol, la loratadina no potenció los efectos del alcohol, evaluados a través de las pruebas de desempeño psicomotor. En estudios clínicos controlados se han reportado incrementos en las concentraciones plasmáticas de loratadina con el uso concomitantemente de ketaconazol, eritromicina o cimetidina, sin evidencia de cambios clínicos significativos (incluyendo parámetros electrocardiográficos). Otras drogas ya identificadas que inhiben el metabolismo hepático, deben ser coadministradas con precaución hasta que los estudios de interacciones sean definitivamente completados. Pruebas de interacción de laboratorio/droga: se debe discontinuar la administración de CLARITYNE aproximadamente 48 horas antes de efectuar pruebas cutáneos, ya que los antihistamínicos pueden evitar o disminuir una reacción positiva a indicadores de reactividad dérmica.
Conservación
Almacenar entre 2°C y 30°C.
Sobredosificación
Somnolencia, taquicardia y cefalea han sido reportadas en pacientes con sobredosis. Una única toma aguda de 160mg no produjo efectos adversos. Más aun, en un estudio a dosis únicas escaladas, donde se alcanzaron dosis de hasta 160mg (16 veces la dosis clínica), loratadina no causó ningún cambio, clínicamente significativo, en el intervalo QTc del electrocardiograma. En los eventos de sobredosis, el tratamiento debe comenzar inmediatamente con medidas sintomáticas y de soporte. Se deben considerar medidas estándares para retirar cualquier cantidad de droga no absorbida en el estómago, así como absorción por medio de carbón activado, administrado en una mezcla con agua. La administración de lavado gástrico debe ser considerada. La solución salina fisiológica es la solución de elección para el lavado gástrico, particularmente en niños. En adultos, agua potable común puede ser utilizada, sin embargo, de ser posible, la cantidad administrada debe ser retirada antes de la próxima instilación. Los catárticos salinos atraen líquidos a la luz intestinal por ósmosis y por ese motivo, pueden ser de valor por su rápida acción al diluir el contenido intestinal. La loratadina no es eliminada por hemodiálisis, no se conoce si la loratadina es eliminada por diálisis peritoneal. Después del tratamiento de emergencia, los pacientes deben continuar bajo el monitoreo médico.
Presentación
Tabletas: envase con 10 y 30 tabletas de 10mg E.F.25.148. Jarabe: frasco con 30ml, 60ml y 100ml de 5mg/5ml E.F.25.385. Gotas: frasco gotas con 30ml de 1mg/ml E.F.28.961.
Nota
Para mayor información, consultar al Dpto. Médico. Telf.: (0212) 238.08.33.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Los comentarios aquí publicados son ajenos al personal que administra esta web. Es por ello que aconsejamos que se tomen con mucha precaución y que, en caso de tener una duda de carácter médico, acuda a su médico de cabecera. *